Nadamás…¿nada más?

    190 delfines dan vida al bonito proyecto de Nadamás cuyo centro de operaciones, una piscina de bebés y otro plato de adultos, se localiza en el Centro Deportivo Santa Rosa de Costa Teguise.

    La escuela está formada por niños que empiezan a dar sus primeras brazadas, pasando por los chinijos que avanzan a pasos agigantados hasta alcanzar al siempre delicado período que coincide con la adolescencia y los entrenamientos más exigentes.

    * Fotografía de Carla Victorio.

    Nadamás está adscrito al plan de la Federación Española de Natación “Nadar es vida”. La apuesta es seria ya que requiere de profesores titulados y el respeto al ratio alumnos/clase que en Santa Rosa cumplen a rajatabla.

    El sábado pasado alrededor de un centenar de estos delfines acudieron a la entrega de diplomas de la temporada 2016/2017. Los responsables del club incidieron en los valores que ya adivinamos los padres al inscribirlos: salud, desarrollo físico. Sin embargo, ya en el día a día comprobamos que la práctica de la natación va mucho más allá: disciplina, respeto al profesor, capacidad de lucha y entrega, activos que no están reñidos con el carácter lúdico que siempre tiene la piscina.

    A estos avances en la educación del chaval debe añadirse la transferencia de la disciplina+capacidad de lucha a los estudios de los chiquillos, que en resumidas cuentas es el resultado de haberles quedado meridianamente claro en los entrenos que quien quiere lapas, debe mojarse el culo (dicho sea con perdón).

    Como asistente privilegiado de los avances de un niño de 5 años que empezó en Nadamás, aquí en Santa Rosa, desde los dos añitos, uno siempre desea que el niño al final de temporada responda afirmativamente a la siguiente cuestión: “Toca descansar hasta septiembre, ¿el próximo año quieres seguir apuntado en natación?”. La respuesta de este año fue para enmarcar: “¿Para qué me preguntas eso, papi? Claro que sí”.

    Quienes busquen en la natación una actividad enriquecedora en todos los sentidos, para niños y adultos, tienen toda la información en la recepción del Club Santa Rosa. También pueden llamar al teléfono 928 346 038.

    ¡Ave, Aarón!

      Llovía desde hacía horas y el público empezaba a impacientarse por el retraso. Esperaban en la preciosa calle Obispo Rey Redondo de La Laguna, con los paraguas desplegados, a las puertas del portón del Teatro Leal. Al calor del anonimato era cuestión de tiempo que algunos desesperados se conjuraran para empezar a silbar como si estuvieran en el fondo sur de La Condomina. Nosotros, desde el deslumbrante pasillo de entrada al Hotel Aguere, observábamos incrédulos la desaprobación del populacho ante 10 minutos de retraso.  […]

      Límite 80-82 kg

        Días 21 y 22 (miércoles y jueves, 1 y 2 de marzo)

        Miércoles 1 de marzo, 20:00 Después del martes de carnaval retomamos la actividad. Jose diseña otro entreno corto pero de alta intensidad. Haremos cinco ejercicios: brazos, piernas, abdomen, cardio y abdomen en series de 30 segundos, con descansos de 10 segundos. Serán cuatro vueltas a un circuito que me hace tragar varios nudos cuando veo a Jose haciendo los ejercicios de muestra.  […]

        La costumbre

          Dentro del bar juega el Madrid vs América, mundialito de fútbol o algo así. Mariano ya hizo la tortilla, el guiso del día y sancochó los pulpos, y ahora se dispone a preparar las papas que lucen preciosas mientras dos señores le dan la mañana en una adaptación de la obra teatral del gato y el ratón.  […]

          Temporal del sur

            ¿Cómo afecta un temporal del sur al paisaje de Lanzarote? Por fortuna, el fenómeno acontece sólo cuatro-cinco días al año, porque la estampa resulta espeluznante.

            Hoy paseamos por Costa Teguise y lo que normalmente luce así, en la playa de El Ancla o la playita del Rey

            Playa de El Ancla, Costa Teguise, fotografía de Ramón Pérez Niz

            * Playa de El Jablillo, Costa Teguise, fotografía de Ramón Pérez Niz.

            …hoy mantenía este aspecto aterrador.  […]

            Weibel, Andy Weibel

              Con Andy Weibel

              Acompañé al nuevo bloguero de esta casa en el sendero de Pico Partido. Lo conocí hace años en el rectángulo padelístico y en plena naturaleza se mueve de la misma manera: cauto, sigiloso, resistente, astuto, paciente. Estas son las grandes condiciones que debe atesorar un fotógrafo, las que le permitirán tener una buena visión para sacar la toma de las tomas.  […]

              Crónica de un plan perfecto

                Papagayo: 13 julio de 2016

                “Vaya, 400 personas han programado el mismo plan“. Es el primer pensamiento que te viene al cerebelo cuando, tras dejar el coche aparcado, te asomas a la loma confiando que haya tres gatos y compruebas que a estos le acompañan 397 bañitas más a las 11:00 am.

                Los antiguos te dirán, “hubo un tiempo en que estaban los tres gatos”. Sin embargo, hoy, con 397 más en la cala, hay que decir que todo es mejor. No hay color, se pongan como se pongan los melancólicos, este escenario de gopros y móviles al pie de la orilla, la escandalera de chinijolandia y el azul turquesa del mar hacen de este desierto que es Papagayo el territorio donde se cruzan todos los caminos.

                En mar de Papagayo

                Papagayo es un oasis, de aureola divina…¿cómo un páramo seco puede resultar tan paradisíaco? Entre otros activos debemos resaltar su ubicación, a resguardo del viento, que cuando sopla en Lanzarote es insoportable. Hoy (13 de julio de 2016) tenemos alerta por vientos de 85 por hora. En la orilla de Papagayo el alisio se ha reducido a una ligerísima brisa. El contraste es tan brutal que hora y media después de decirte “qué a gustito estoy sin el dichoso viento”, te descubres diciéndote “hombre, un poco de viento no estaría mal”.

                Mejor en la orilla

                Así, la sensación térmica es de 30-35º, te obliga (¡qué sufrimiento!) a tomar continuos baños en el mar que tienes a tres metros y que está sencillamente sublime de la muerte.

                13:30, time for lunch

                Para ejecutar el plan perfecto sin necesidad de coger el coche, debes elegir el tramo de calas conocido como playas de Papagayo, entre playa Mujeres y la Caleta del Congrio. Es la localización donde aparece la única superficie construida en todo el paraje natural, que tenemos a 5 minutos, lo que lleva subir de la playa a este punto. Se trata de dos restaurantes-beach bar. En función del horario ejercerá de sitio para comer…o para echar el cocktail al atardecer.

                ¿Qué decir de estos quioscos? Pues que compiten con el restaurante de Timanfaya como los de mejor panorámica de Lanzarote. Dime cómo te sentirías aquí.

                Casa El Barba, Papagayo

                Pescadito, paella y platos combinados componen una carta sencilla sin grandes aspiraciones. Les basta con hacer una buena paella de marisco y en efecto estaba de muerte (12 euros/persona). Se entiende que cobren la caña a 2,50 euros. Ciertamente…estamos en la gloria.

                Paella en Casa El Barba

                Hemos alargado el almuerzo para deleitarnos con las increíbles vistas y apurar el refresco bajo la sombrilla veraniega. Toca ahora la segunda tanda de chapuzones.

                Caminito al atardecer

                Las primeras horas, de 15:00 a 16:30 aprox., las pasamos entre la sombra y el mar porque aprieta con fuerza el calor. Justo después, alrededor de las 17:00, el sol empieza a perder fuerza y sentimos alivio. Son las horas más agradecidas, en las que los chinijos corren con fuelle desafiando a la pequeña ola que rompe la orilla de la playa y también rompe la carcajada nerviosa del personal.

                Atardecer de chapuzones

                No nos quedan fuerzas para seguir hasta el atardecer. Mientras levantamos el campamento comprobamos que sigue llegando gente. Sin duda, aprovecharán el mejor momento del día, cuando las pulseras que ataban las muñecas de muchos bañistas les obliguen a volver al hotel. ¿Conclusión? La próxima vez el plan empezará con el almuerzo a las 14:00, llegaremos a la playa a las 15:30-16:00 y de ahí al atardecer.

                Atardecer Papagayo

                * Fotografía de Dolmancé.

                La próxima vez queremos hacer coincidir el último baño con este momento, que viendo la foto de Dolmancé debe rozar el clímax.