Acción-reacción, calor-remojón

    Miércoles 14 de mayo, 11:00 am. Aunque el termómetro marca el agradable dígito de 28º, la inexistente brisa (no corre una mota de viento) potencia la sensación de calor. A los pies del acantilado, las profundísimas aguas del barranco surgen como el remedio para las bañistas.

    Chapuzón nudista en Barranco del Quíquere

    “Fría”, dijo la primera a la segunda para, sin pensarlo, tirarse de cabeza al agua y romper la quietud del Atlántico. Sólo una lancha con su motor quiebra esa panza relajante que revolotea alrededor de esta cala nudista.

    Entrada publicada el 14 de mayo de 2014