Desde el cielo

    Avion

    Me pregunto si los pasajeros de ese avión que afronta la recta final de su aterrizaje en Guacimeta llegan a imaginar el goce que les espera tras dejar las maletas en su habitación. En el caso de ser su primera vez, ¿son capaces desde la ventanilla de apreciar ese Cristo relajado en la balsa de aceite que hoy es el mar?

    Catarsis

    ¿Acaso se sitúan en esta orgía hedonista que es el paseo por la orilla, la chiquillería rompiendo el plato, las colchonetas? ¿Vislumbran en algún momento, allá en las alturas, esta catarsis permanente que resulta de estar echado en la playa? Desde el cielo podrán hacerse una idea, podrán esbozar un wow, sin embargo es imposible acercarse a la descripción de la sensación liberadora de dejar la huella en la arena húmeda mientras la olita y su rebozo refrescan la planta de los pies. Eso hay que vivirlo. Bienvenidos.

    Entrada publicada el 2 de septiembre de 2014