Retornar a la niñez

    Juegos con niños en la casita rural de Finca de Arrieta (Lanzarote)

    Un alojamiento en el que retornar a la infancia. Con aroma a campo y al mismo tiempo de salitre, el cacareo de las gallinas o el simpático andar del pato. Está este lugar, en la falda del valle de Temisa y el porte del volcán de La Corona alumbrando el alba. Y sus casitas rurales, donde las mil formas de malpaís volcánico dotan de encanto la guarida.

    En algunas, la yurta mongoleña hace las veces de dormitorio. Una estancia que, con niños, fomenta la imaginación y la convivencia en plan campamento hippy. Si al universo naturista se le añade la playita de La Garita a escasos 300 metros, el cuadro resultante te invita a dejarte llevar y hacer volar la inventiva. El lugar es éste.

    Entrada publicada el 25 de Febrero de 2014