Hágase la luz: un baño mañanero en Papagayo

    Papagayo, 22 sept. 2014, 10:00 am

    No me esperaba tanto tráfico, pero el caso es que en la playa de El Pozo, en Papagayo, da igual el número de bañistas. Hay espacio de sobra para instalarse y sentir la soledad si se desea. A las 10:00 am se adivina que dentro de unas horas habrá un calor descomunal. No corre una mota de viento, el cielo está prácticamente despejado y el páramo seco de Los Ajaches se transformará en una tostadora.

    Buzo Papagayo

    Se entiende que a pesar de las horas un buen número de bañistas haya optado por quitarse la ropa. El paso posterior es lanzarse al mar que cristalino parece susurrar “devórame otra vez”.

    Entro al agua para fotografiar sensaciones y los veo tan a gusto.

    Chapuzón en Papagayo

    La temperatura es rematadamente perfecta y el efecto Zelig me empuja a ceder a la delicia sin tener previsto el chapuzón.

    Hay que bañarse

    Zambullirte y emerger apreciando el Atlántico, Lobos y Fuerteventura. Hice bien porque el baño me ha sentado de maravilla después de una mala noche esperando por Alejandra. Chinija, te voy a bautizar civilmente aquí.

    El Atlántico, Lobos y Fuerteventura

    Entrada publicada el 22 de septiembre de 2014