El inquietante paseo a Los Cuervos

    El sendero al Volcán del Cuervo

    No es sólo el misterio que rodea su figura, un extenso valle de cenizas del que emergen puntiagudas y rocambolescas formas de malpaís volcánico. Tampoco se explica su majestuosidad por los vecinos contornos de Timanfaya. Ni el alisio que retumba los oídos. Ni la percepción de sentirte diminuto cuando conquistas la base del cráter.

    Es la asfixia agobiante que proviene de cada resquicio, de cada curva, de cada contorno, de cada florecilla imposible en tierra de fuego, que agota al más curioso del lugar. Inquieta tanta perfección en un cuadro tan salvaje, en un escenario tan dantesco…Es el volcán que te deja esta cara de atontado.

    En el cráter del Cuervo

    Para gozar de la experiencia, nada mejor que seguir las indicaciones de Clara Suárez.

    Entrada publicada el 6 de Octubre de 2014