Lo ha vuelto a hacer

    Casa-Museo de César Manrique, fotografía de la terraza piscina en Haría, Lanzarote

    No es que haya tropezado con la misma piedra dos veces. En el caso que nos ocupa, el artista siempre logra cogerme por sorpresa. Aunque conozco su estrategia, en formato de señuelos desperdigados por todo el itinerario, vuelvo a caer y desvío la atención en cerámicas, el noble porte de las maderas del interior del salón y en los portarretratos con Warhol y compañía.

    Acto seguido y sin anestesia me topo de frente con esta terraza-piscina custodiada por la robustez del palmeral de Haría. El mobiliario de descanso complementario, sobre todo la diminuta butaca suspendida de una pérgola como si fuera un helecho, termina por sacarme una sonrisa. Nuevamente me lo ha vuelto a hacer. ¿Quién va a ser? Manrique, por supuesto, de nombre César. La Casa-Museo de César Manrique visita obligada en su ruta por el norte de Lanzarote.

    Entrada publicada el 1 de abril de 2014