No sólo de pan vive el hombre

    Aperitivo en el quiosco del restaurante Villa Toledo

    No es sólo este portentoso balcón al mar, en versión quiosco para el aperitivo, el restaurante tiene a mano playa Bastián, la concurrida avenida y dos inmensas bolsas de parque infantil. La completa perspectiva, allanado el Atlántico descubriéndose un horizonte tras el que se esconden sueños, permite tomar un Martini y unas aceitunas mientras las palmeritas conceden ese contrapunto exótico a tanta calma.

    Terraza marítima del Restaurante Villa Toledo de Costa Teguise

    Al panorama tan embaucador se le añade esta terraza impregnada de salitre. Hoy martes 2 de diciembre la pizarra aconsejaba un arroz negro, pescadito fresco y chuletón de ternera. El personal se decantó por el pescado, el malvasía todavía rezumando gotas heladas les delata. Como delata también la digestión de la señora de la mesa central: satisfacción y digestión apurando el vino y los rayos de sol que se proyectan en el mar. Restaurante Villa Toledo.

    Entrada publicada el 2 de diciembre de 2014