Pero, ¿qué pasa en El Charco?

    Jueves, 13 de marzo de 2014, 15:15 pm. Quedé con Müller y Arencibia en busca de unas fotos. Accedo al Charco por Jacinto Borges y tropiezo con un gentío que parece viernes noche.

    El Charco de San Ginés, rincón de moda. No es para menos, conforma el enclave más sugerente de Arrecife. La reciente incorporación de una solvente red gastronómica a los pies de la ribera, con inmejorable perspectiva de los barquitos y la iglesia capitalina, ha hecho el resto.

    Hago la cuenta de la vieja. Terraza La Miñoca, 18 mesas, 14 ocupadas-4 libres; La Raspa, 12 mesas, 9 ocupadas-3 libres; La Bulla, 6 mesas, 4 ocupadas-2 libres. Al pagar en La Miñoca compruebo que las camareras están exhaustas. “Y, ¿esto es así todos los días?”, pregunto. “Llevo – contesta una – desde las 10:30 a piñón”. Se entiende. No hay lugar que desprenda tanta magia en Arrecife como el Charco de San Ginés. ¿Qué pasa en el Charco? Pasa que embelesa.

    Las terrazas del Charco de San Ginés en privilegiada primera línea con vistas a los barquitos y la iglesia de San Ginés de Arrecife

    Entrada publicada el 14 de marzo de 2014