Tocando las puertas del viento

    Turista deslumbrada por juguete del viento de César Manrique

    De visita en la Fundación César Manrique (FCM), uno observa decenas de situaciones en las que quienes beben el arte-naturaleza por primera vez ponen cara de bobos. Igual que en la antigua casa del artista, la sorpresa con las ocurrencias de Manrique acontece en el Mirador, los Jameos o el Monumento al Campesino.

    Sin embargo, esta curiosa imagen con la turista realmente mosqueada con el artefacto, como queriendo palparlo para acercarse a saber qué diantres es ello llena de ternura. Ello es una estructura móvil en forma de estructura, diseñada por Manrique, que perseguía combatir la desaparición de los molinos tradicionales de Lanzarote. En la rotonda de acceso a la Fundación reina una de estas esculturas, que el alisio predominante en la isla le hace juguetear con el viento. Ella quiere tocar las aristas metálicas de la reproducción en miniatura que decora uno de los rincones de la cafetería de la FCM. En definitiva, quiere tocar las puertas que se abren al viento. En el camino, uno refresca la importancia que tuvo este hombre, Manrique, en la industria turística lanzaroteña: los deja ko.

    Entrada publicada el 10 de Enero de 2014