Blogueros en Masdache

    Sabrá el lector que cuando Rafa Nadal tras vencer en cada grand slam dice eso de “ni en mis mejores sueños podía imaginarme estos números”. El lector sabrá que la muletilla es tan falsa como que el camino del Cabezo en Masdache está asfaltado. Que un sicópata (deportivamente hablando) sea capaz de expresarse así, sin partirse la caja de la trola gigante que pronuncia, sólo se explica por los tiempos tan correctos que vivimos.

    En el discurso de 10 segundos que preparé el otro día iba a soltar ello: “Ni en nuestros mejores sueños podíamos imaginarnos una parrilla de blogueros tan excelente“. A diferencia de Nadal no mentimos, la frase refleja lo que pensamos.

    Por supuesto, la excelencia a la que nos referimos de esta suerte de blogueros que nos acompaña en este viaje no sólo tiene que ver con el fructífero verano que ha registrado esta revista, acercándonos con sed a las 20.000 visitas/mes. La excelencia proviene, permítase, del prestigio que poco a poco va ganando Lanzarote3.com en ejercer de guía, gracias entre otras cosas al post a post, punto a punto, con el que estos blogueros han ido descifrando Lanzarote.

    El periódico que usted consulta podría haberse quedado en 3 blogueros, en los iniciales. Sin embargo, no cabe la menor duda de que el periódico sería peor, mucho peor. La apuesta por extender las visiones de la isla ha sido un acierto rotundo. El único mérito por nuestra parte fue preguntar y habría resultado imposible sin esa suerte de síes que recibimos cuando abrimos la parrilla.

    En la larga travesía, que va ya camino del segundo aniversario, nos habría gustado mimarles, hacer piña, establecer sinergias que la buena suerte ha traído en nuestro horizonte. Confiando en darle una vuelta de calcetín a la correspondencia que conlleva tenerlos a nuestro lado, nada mejor que abrir la casa del editor-fotógrafo Ramón para un encuentro común.

    En Masdache

    La época de quedada no puede ser mejor. Principios de octubre en Masdache es como Famara en septiembre. Día impresionante nos quedó. Hacerlo en casa Ramón-Gemma tiene su cosa, porque ponen de su mano para que la perfección exista. Todo lo que pudiste pensar (incluso lo que no imaginaste nunca), ya lo pensaron (e imaginaron) ellos.

    Lo compruebo en la carnicería de San Bartolomé cuando el fotógrafo “orienta” a la carnicera para el corte del entrecot (“tierra trágame, este hombre que además es mi hermano no se calla ni debajo del agua”). Ya en la casa una hora intensa de preparación, los manteles encajando en los tableros al milímetro, Gemma haciendo pan de queso, las copas de vino pasaron al vapor y ahora hay que cogerlas por un sitio específíco…Un estrés, porque ellos están acostumbrados, pero yo creo que la puedo encharcar en cualquier momento. Detalle importante, tras el trabajo, la cerveza ya está fría.

    Y este fue el menú:

    Principales

    Ensalada de brotes con tomates de Soo y queso semi de Lanzarote.
    Barbacoa “gourmet”.
    Papas con piel cortadas en lonchas finas al horno, con cebollas y pimientos.

    Postres:
    Bizcochón de dátiles y nueces.
    Mousse de yogurt griego con mimos rotos.

    Los útiles

    Postre

    Van llegando los blogueros. Risas, besos y abrazos varios. Todo va bien…hasta que Usoa llama. Está perdida en la town de Masdache. Costó pero llegó. De algo sirve que el camino de casa Ramón esté sin asfaltar.

    Grupal de blogueros

    La única bloguera que trabajó ese día

    La cosa se fue alargando hasta prácticamente poder cantar “y nos dieron las diez y las once…”.

    Nos dieron las diez, y las once...

    Gracias a todos los que pudieron estar y también a aquellos que les resultó imposible: Claudio, Álex, Ornelia, Alane. Nos veremos pronto.

    Entrada publicada el 8 de Octubre de 2015