De montaditos y tapitas en El Cochino Cojo

    Da igual que El Cochino Cojo esté lleno hasta la bandera, la tasca funciona como una máquina ágil, perfectamente engrasada. En buena medida obedece a que los montaditos ya están preparados. Y qué montaditos los de este rincón de Costa Teguise. Hoy probamos estos dos, que supieron a gloria. El de pimiento de piquillo relleno de morcilla y el tacazo de rulo de queso de cabra sobre manzana caramelizada.

    Montaditos de El Cochino Cojo

    Un paréntesis: la carta en las tablas con letra ilegible, o lo que es lo mismo originalidad reñida con resultar práctico. Las pizarras que rodean la terraza venden las sugerencias del día (con letra de tiza, legible vaya) y sería por esto que nos decantamos por ellas (detalle 2, ¿por qué sólo ponen los precios de las sugerencias más costosas y no de todos los platos? Misterio por resolver).

    Pulpo frito

    Dos raciones, pulpo frito y lomo de atún. Bandejas agradecidas, buenos productos y a un precio sorprendente (11,90 euros el atún nos pareció muy competitivo).

    Lomo de atún

    El almuerzo lo regamos con un Ribera del Duero, Flor Calleja, a 2,60/copa. Hay que remarcar la disponibilidad de vinos por copas: 4 riberas y 2 riojas. Destacable también la parrilla de repostería: hoy nos decidimos por una mousse de galleta más que correcta.

    Moussegalletaytoffe

    La cuenta fue 48 euros y el número de comensales, dos personas.

    Entrada publicada el 1 de enero de 2015