Dejarse llevar y desayunarse Chinijo

    Dejarse llevar

    En la orilla del mirador encontrará esta invitación: «déjate llevar». No hace falta porque el escenario tiene sintonía original (y natural), pero si quiere (usted manda), tararee la banda sonora que prefiera. ¿Quizá un sitting o mejor un wonderful world?

    Es tan sencillo dejarse llevar que al apreciar esta butaca de cine, de malpaís volcánico…

    Butaca natural de malpaís volcánico

    …atravesará el límite del ventanal, se acomodará con las piernas suspendidas y ahora sí, hora de desayunarse enterito Chinijo.

    El desayuno en detalle, desde otra perspectiva, cortesía de Ramón.

    Detalle de Chinijo, fotografía de Ramón Pérez Niz

    ¡Buen provecho!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *