El intrépido asalto a la muralla china

    Hacía tiempo que los blogueros de esta casa no coincidíamos. Ayer quedamos en el Cine 6D de Marina Lanzarote para compartir la experiencia del skyride alrededor de la isla.

    Las agendas veraniegas sólo lograron conciliar a cinco de los 12 blogueros: Ramón, Bárbara, Clara, Ornelia y quien firma.

    Blogueros en cine 6D

    Nos acomodamos en las butacas tras el corto embarque a través de un salón espacial. Podía palparse la incertidumbre en el ambiente, transpiraban las maripositas que merodeaban en las bases estomacales de todos. Iris ejerció de azafata y mitigó por un momento la explosión de adrenalina.

    Iris situándonos

    Leves carraspeos, “Iris, deséanos buen vuelo por favor”, y despegue inmediato desde Marina Lanzarote. El tour aéreo de 12 minutos es una introducción magnífica para quienes no conocen la isla, acercándole a sus principales encantos desde diferentes perspectivas. El viajero se sitúa en privilegiada posición para admirar Timanfaya, Los Clicos o Salinas de Janubio, se ve inmerso en las resquebrajadas aristas de los volcanes de Corona y Los Cuervos, zigzagueará el imponente risco de Famara y, entre otros estímulos, se sumergirá en las aguas atlánticas. Los efectos de agua y viento logran un efecto de situación real.

    El asalto a la muralla china

    La travesía alrededor de Lanzarote se completó con una de las seis películas de 6D que este cine mantiene en cartelera. Son proyecciones cortas, entre cinco y ocho minutos de duración, pero intensísimas. Ayer tuvimos ocasión de asaltar la muralla china. Y aquí sí, a diferencia del skyride, necesitamos las gafas 3D.

    Blogueros con gafas 3D

    Lo que parecía un trayecto apacible en los primeros fotogramas, con un simpático taxista chino en bicicleta y las flores de otoño alegrando la vista, derivó en una alocada sesión de montaña rusa versión hard en la que cada minuto se transformó en hora. Saltos al vacío, salidas del carril de la muralla, “ay, que nos estampamos”, dragones con lengua viperina, algún bloguero gallina que cerró los ojos (cococo) y un surtido variadísimo de chillidos féminos salteado de risitas nerviosas en distintas tonalidades. Difícil describir la suelta de adrelina en común que compartimos.

    Mejor vivirlo. La doble experiencia, skyride y una película de animación, está tarifado en 10 euros/persona. Si quisiera una sola proyección, 5 euros/persona. Atendiendo al resultado el producto de ocio mantiene una buena relación calidad/precio. ¿Se anima? Siga la ruta.

    Entrada publicada el 20 de Agosto de 2015