Hay días…

    Hay días, ¿verdad? Ustedes también los tendrán. Decía que hay días en los que este viaje de observador permanente resulta sufrido. De gestiones varias en Costa Teguise en una jornada redonda desde las 8:30 am, una hora más tarde así luce una de sus playas principales.

    Costa Teguise, 9:30 am, jueves 9 de marzo de 2015

    Tuvieron que desayunar muy pronto en el Teguise Playa y se han lanzado con lo puesto. No es para menos. Una mísera onda marina, casi imperceptible, revela la ausencia del viento, que unido al cielo completamente despejado, el brillo del sol y una agradable temperatura (en torno a los 22º), obliga a los turistas a tirarse al mar.

    Sorprende el silencio de la playa. Supongo que el lugar determina. Costa Teguise es parsimonia absoluta y los turistas parecen imbuidos por este ambiente tan sereno: pisan el jable con mimo, de puntillas incluso, como para no hacer ruido y no quebrar el escenario quieto, tan quieto, que llega a inquietar. Este horizonte.

    Horizonte Atlántico

    La vista del horizonte invita a soñar una posible solución a estos días. ¿Cómo transmitir contenido de calidad ejerciendo de turista? Los sueños existen para hacerlos realidad. Mientras tanto…a seguir on the road.

    Café, tabaco y a escribir

    Entrada publicada el 9 de Abril de 2015