Regreso…al pasado

    Aquilino en Haría

    “Pase, pase”, dice el compañero de Aquilino que parece acurrucado detrás de su mesa de trabajo. La radio escupe noticias tontas mientras él sigue a lo suyo, limando asperezas del barro, puliendo la figurita.

    Puliendo la figura

    “Está al caer”, apostilló para seguir erre que erre. Al contrario que en los ayuntamientos, estar al caer es estar al caer. Aquilino cayó enseguida, al minuto, me vio e identificó la visita: “te pongo el vídeo, diez minutitos”. En la jerga del autónomo, bien está, latas no, por el camino recto.

    La tele en la esquina, play y diez minutos que condensan, en efecto, mil años de sapiencia. Cerámica y alfarería, Aquilino en el monte cogiendo la tierra, su pisado y tratamiento, su modelaje, pulida tras pulida…y al horno. Mientras veo el documental ellos siguen con las cervicales dobladas, los dedos en remojo contactando con el barro y la radio prendida…con sus tonterías.

    “Es para un periódico turístico, ¿puedo decir que vengan a verlos currar?”, pregunto. “Claro”, dan el visto bueno sin levantar los ojos del barro. Da la sensación que la pregunta es bien tonta…me puse al nivel de la radio. Aquilino, su compi y muchos más artesanos están de lunes a viernes. Experiencia buena. Todos los detalles.

    Entrada publicada el 28 de octubre de 2015