Tócala otra vez, Sam

    Terraza del Mirador Las Salinas, restaurante de Salinas de Janubio

    Esta es la entrada al restaurante, que da a la terraza en primerísima línea de uno de los espacios más emblemáticos de Lanzarote: Las Salinas de Janubio.

    Salón interior del Restaurante Mirador Las Salinas, Salinas de Janubio, Lanzarote

    Si la intro supone un subidón, cuando nos adentramos al salón principal, con vista primorosa al salinar, voy sintiéndome como Ingrid Bergman en Casablanca, Sam, hazte el favor de tocarla otra vez: You must remember this….

    Aquí, sin embargo, no está Humprey Bogart dando la lata con cara de amargado. Al frente se encuentra Belén Viturro que sirve de cine y sonríe de película. Con la lección bien aprendida pedimos un solo entrante, unos quesos fritos. La razón es que la especialidad de la casa, los arroces, se sirven en bandejas agradecidas.

    Tres arroces, el caldoso con carabineros, el seco con lapas y chipirones, y el cremoso con langostinos y berberechos (hoy con almejas). Y un pescado, cherne del día, sobre arroz negro.

    Arroz caldoso con carabineros del restaurante Mirador Las Salinas

    Arroz cremoso con langostinos y almejas del restaurante Mirador Las Salinas

    Cherne sobre arroz negro del restaurante Mirador Las Salinas

    Aunque la cocina tardase hoy más de la cuenta, la espera con estas vistas tan embriagadoras no llega a importarte. Además, el resultado es nuevamente notable. Platos sencillos, sabrosos y abundantemente servidos.

    Cuesta marcharse del lugar, sobre todo cuando empieza a caer el sol sobre la playa de Janubio. Hoy, con una calima descomunal, el sol parecía la luna. Aún así, este sitio tiene magnetismo y apuramos la sobremesa. Sobre las 18:30 empiezan a llegar nuevos comensales para…cenar. Al tomar asiento se les dibuja una sonrisa placentera. No es para menos, pegaditos al ventanal mirando los cocederos de sal y las láminas rosáceas y blanquecinas de la sal marina de Janubio.

    A cenar

    No se liaron la manta a la cabeza buscándole un nombre al restaurante. Entre otras cosas porque resulta una de sus esencias, sino la principal: Mirador Las Salinas.

    Entrada publicada el 10 de enero de 2015