Un día de pesca con Shaka Fishing & Charter

    Shaka Fishing & Charter, Marina Lanzarote, Arrecife

    La ignorancia me llevó a pensar que pescaríamos en una pequeña falúa, por lo que el impacto resulta notable cuando apreciamos la embarcación Shaka, atracada con brillo y porte en los primeros pantalanes de Marina Lanzarote. Nos recibe el patrón, Víctor, y los Urrutia, Gonzalo y Ana, que junto al sobrino marinero Guillermo y quien firma conformaremos la expedición.

    Víctor esquematiza el plan: excursión agradable con velocidad curricán, 7 nudos, desayuno de calidad, croisanes y café mediante, búsqueda de enclave para fondear, explicación técnica pesca y tentativa durante hora y media aproximada, almuerzo y vuelta al puerto. ¿Hay éxito? Víctor limpiará el pescado y lo entregará al turista, quien podría preparárselo en su apartamento. La experiencia es de cinco horas en contacto con la mar, disponible de 9:00 a 14:00 horas o en formato charter el tiempo que desee el cliente.

    Embarcados en Shaka, Marina Lanzarote, Pesca en Lanzarote

    Nada más zarpar apreciamos esa distinción que supone la brisa atlántica, catártica y liberadora hasta decir basta. Es su aroma, el vientecillo, su horizonte infinito…

    Víctor tiene esa empatía imprescindible para triunfar de cara al público. Transforma una actividad ociosa en fuente de conocimiento. Cede el timón explicando su comportamiento (Ana y Guillermo se atreverán a “pilotar”, Gonzalo y yo ejercemos de cuñados enterados en un asadero “mira palante”, “de ceñida, de ceñida”…), nos sitúa en el arte pesquero, presenta los modernos artilugios para detectar manchas de los bichillos, anima, escucha…Un puntal.

    Ana al mando.

    Guillermo "pilotando" el Shaka.

    Profundidad.

    ¿Dónde está el pescado?

    Pesca y mucho más

    La filosofía del proyecto es hacer viable la pesca con la degustación del paisaje lanzaroteño. Desde el litoral apreciamos Costa Teguise diferente, El Ancla, Las Maretas o los windsurfistas se aprecian distintos, se ven mejor. Sin embargo, será acercándonos al cabo de Los Ancones cuando nos quedaremos embelesados con el páramo del noreste fundido con los bellos acantilados de esta franja insular.

    Travesía a siete nudos, velocidad curricán (técnica de pesca) y las cañas corriqueras echadas al mar en pos de un peto, una barracuda o algún tuno, pez sierra. No es la época, pero estamos atentos por si surgiera de la inmensidad oceánica un cetáceo, pongamos un calderón blanco. No hubo suerte, pero sí disfrutamos con las filigranas de los peces voladores, que parecen drones suspendidos en el aire, a ras de mar.

    Pescando al curricán

    El curricán de hoy resultó infructuoso, no obstante para eso estamos nosotros ahora, para la pesca de fondo.

    No picaron

    Echamos el ancla a media milla aproximada de la playa de Las Cucharas de Costa Teguise. Víctor tiene localizado una piedrita, donde se esconden los pescados, con 40 metros de fondo. Sencillez y concreción para que tomemos la caña.

    Víctor explicando habilidades

    Víctor prepara el cebo, calamar troceadito, que colocaremos en los anzuelos.

    Calamar como carnada.

    Y con paciencia franciscana nos ponemos a ello.

    Gonzalo y Guillermo

    Pescando

    Probando

    ¿Recuerdas cuando diste tus primeras peladadas en bici? Esa inquietud divertida de estar abriéndote a nuevas sensaciones se advierte con la caña en la mano, esas mordiditas que tensan el aparato y que tendrás que ir tirando con paciencia hasta comprobar que ahora sí picó el anzuelo.

    Capturando, que es gerundio

    Impagable ver a Ana ilusionada dándole al carrete, “sí, Ana, sí”, para ver un precioso peje verde elevarse que despertó el sentimentalismo fémino, “ay, Víctor, devuélvelo al mar”.

    Yo pillé otro peje verde, una boga, un pez globo (tamborí de toda la vida) y picaron dos cosas bien gordas que se me escaparon. En una de ellas le dije a Víctor confiado “esto es un mero, fijo”, “o una raya”, respondió él. “¿Una raya? Toma la caña”, le solté el aparato temeroso perdido.

    Habemus bichus

    Hubo lucha encarnizada, pero al final se nos escapó. Yo creo que era un mero, que se “encuevó” por los pelos.

    ¿Quieres probar?

    La experiencia es mundo aparte en el campo recreativo. Pescador por un día, gracias a la sapiencia didáctica de Víctor, paseíto privilegiado a velocidad curricán, desayuno y almuerzo en la magnífica cubierta del Shaka, opción de coger pieza, que te limpien el pescado y llevártelo para la cena…

    La expedición.

    ¿Por qué en Shaka?

    – Por su apuesta exclusiva a seis pescadores.

    – Por sus productos de desayuno y almuerzo.

    – Por la facilidad en llegar al puerto Marina Lanzarote. Ofrecen transporte de ida y vuelta en el propio alojamiento.

    – Por el precio. Este pack de ocio a 70 euros/persona.

    Si quieres unas vacaciones diferentes en Lanzarote, resérvate una mañana para esta aventura.

    * Información y reserva:

    – Teléfono de contacto directo. 659 691 991 (Víctor Amado).

    – Mail: shakaboat@hotmail.com.

    Entrada publicada el 17 de Julio de 2015