La insoportable levedad del ser

    Volcán de La Corona, Ramón Pérez Niz, fotografías, Lanzarote

    Una fábula sitúa a Milan Kundera al borde del cráter del Volcán de la Corona dando con el título de lo que sería su obra maestra. Al parecer se le vio propinándose una palmada en su cabeza para, acto seguido, levantar los brazos en señal de éxito.

    Dicen que se sintió tan liviano, profundamente tan ligero, extasiado de tanta belleza que el momento tan sublime en comparación a los episodios tediosos de la vida cotidiana le encendió enterita esa novela prodigiosa que es La insoportable levedad del ser.

    Para sentirse Kundera, dichoso por completo al menos por un ratito, hay que subir hasta arriba. La ruta.

    Nota: La fotografía es de Ramón Pérez Niz.

    Entrada publicada el 7 de marzo de 2016