La partida

    La partida de dominó en el muelle de la Pescadería

    Multitud de autoridades a la sombra del muelle de la Pescadería de Arrecife disputando la partida diaria de dominó. Estuve unos 10 minutos viendo este espectáculo.

    ¿Qué es lo más cautivador? La suma de murmullos de todas las mesas. Desde mi posición resulta imposible descifrar-traducir toda esta sinfonía de carcajadas estruendosas, simpatías, inquinas y piques inherente al juego.

    El murmullo se enriquece con unas conversaciones variadas cuyo eje primordial es que tiene que haber discusión. ¿Para qué hablar si se puede discutir? La política tiene protagonismo, pero gana por goleada la reina de las reinas en materia de pleito dialéctico. Cómo no, el fútbol.

    Me alejo y el murmullo continúa como si fuera el hilo musical del quiosco. Felicidad absoluta: jugar al dominó y discutir a la sombra, sin más preocupaciones.

    Entrada publicada el 27 de abril de 2016