La sombrilla: ese estúpido artefacto

    ¿A cuánto ascenderá el presupuesto en sombrillas de un hotel como el Hesperia de Puerto Calero?

    Hoy con el alisio retumbando por toda la geografía lanzaroteña excepto en este puerto deportivo, acceder a Calero es como entrar en un horno. Sólo Playa Quemada puede competir con esta ubicación, que la deja libre del incómodo viento del norte.

    A falta de playas en Puerto Calero...

    Visité cuatro espacios del Hesperia, abiertos al cielo, equipados con sombrillas. Todas replegadas, ni una desplegada para protegerse del sol que a pesar de las nubes picaba lo suyo.

    La playita

    Buscaba y buscaba, sin embargo, ni una sombrillita cumpliendo su función.

    En vista de que quienes nos visitan se abrazan al sol, prefieren incluso las horas más dañinas, ¿por qué parece que la dirección política y empresarial de la isla dejan en sus discursos como un mero actor de reparto al sol y la playa?

    Dicho esto y sin ánimo de resultar excesivamente kantiano, ¿no sería el disfrute del sol y la playa la primera de nuestras prioridades?

    Entrada publicada el 7 de Abril de 2016