La visita al Jardín de Cactus en highlights

    Manrique y su querencia por ocultar para…sorprender.

    Escondiendo el lugar

    Esta es la sorpresa.

    Primera panorámica

    Desde esta posición surgen dudas, ¿por dónde empezamos? ¿Qué tal seguir una de las veredas volcánicas que nos lleva al vetusto molino?

    Para alcanzar el molino tendrá que ascender las escalinatas de malpaís que obligan a mirar permanentemente donde se pisa. La precaución nos procura otro cambio de ritmo, como al inicio cuando Manrique quería ocultarnos la primera postal. Esta vez lo que contemplamos resulta sublime.

    La sensación de estar visitando un lugar especial que nos permite una foto familiar tan singular.

    Foto de familia

    Sorprende el tráfico de visitantes. Siempre que vengo al Jardín de Cactus lo hago a estas horas de la tarde, a partir de las 17:00 más o menos. En mi vida lo había visto con tal volumen de turistas. Con ganas de escuchar únicamente el alisio y a los gallos de la casa vecina al centro tuve que procurarme un rinconcito.

    Para saber más sobre el Jardín.

    El mapa.

    Entrada publicada el 6 de abril de 2016