Quiero ir y subirme al peñasco de Chloe

    Chloe en su peñasco

    Cuando Dolmancé remitió su álbum de fotografías de estos años me quedé prendado con esta de Chloe y la panorámica fantástica de Famara. Coincidirán conmigo en que el instante reúne varios factores para enamorarse de él, pero había otro motivo para querer ir y subirme a su peñasco. ¿Dónde está este pedrusco, Dolmancé? Perenquén preparado para la vida moderna, me situó y acudí a su búsqueda.

    Caminito a la ermita de Las Nieves dejas el coche y al mismo tiempo sueltas el lastre del asfalto y las prisas. El escenario es verde esperanza que echa raíces sobre la mole ocre de los acantilados del noroeste de Lanzarote. La banda sonora es el rompiente de olas de Famara, cuyo estruendo asciende el risco con excelente acústica, y un concierto a capella de cuatro pajarillos diferentes que sobrevuelan el escenario.

    Para llegar al peñasco tendrá que tomar la vereda que parte desde la ermita en dirección a las Peñas del Chache. En menos de 10 minutos distinguirá el peñasco de Chloe. Para alcanzarlo deberá descender un pequeño desnivel y ya es todo suyo (mapa).

    Camino al peñasco de Chloe

    La piedra es confortabilidad plena, así que acomódese y disfrute de las vistas, el concierto de los pajarillos, la despampanante silueta de Famara…

    A disfrutar

    Momento narciso para la posteridad

    * Momento narciso para la posteridad.

    ¿Quieres llegar al peñasco de Chloe? Consulta el mapa y disfrútalo.

    Nota: Entre tanta belleza sólo puede inquietarle los restos de residuos humanos. Si acude en busca del peñasco de Chloe, por favor, no ensucie.

    Nota 2: La fotografía buena de este post, la de Chloe, es de Dolmancé.

    Entrada publicada el 22 de Enero de 2016