Tierna es la noche

    Tierna es la noche

    * Fotografía de Ramón Pérez Niz.

    ¿A dónde volaron las gaviotas y las palomas que dejaron liberado el cielo? A ras de suelo extraña que ni un paseante, ni un corredor, ni siquiera un chaval en bicicleta transite por el lugar tan frecuentado durante el día.

    ¿Y la charca? El Charco de San Ginés a esta hora fascina porque los que dan las paladas de kayak terminaron de cansar a las aguas, que ahora descansan en calma dibujando ese reflejo sensual que aprecian. Esta deliciosa conjura que es el charco de noche envuelta en un silencio sepulcral.

    Nota: El mapa para disfrutarlo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *