Tres cosas que haría mañana…si estuviera de vacaciones

    Desconcierta, pero da gustito comprobar que, en pleno mes de febrero (invierno, en teoría), el windguru refleje un apacible azulito (bien flojo) y blanquecino. Al alisio inexistente añádase un huevo frito a partir de las 12 del mediodía: un sol reluciente con cielo despejado y temperatura agradable (22º de máxima).

    Así las cosas…

    1) Arrancaría el día con un paseo mañanero por la calma chicha erigida en pueblo, Playa Quemada por supuesto.

    Playa Quemada, Lanzarote, fotografía de Ramón Pérez Niz

    En ruta hacia la playa de La Arena se sentirá Hemingway haciendo un simposio de la soledad, aunque sin viejo, sólo el mar y las gaviotas que musican el amanecer con sus graznidos mientras sobrevuelan Los Ajaches.

    2) La pleamar está conmigo y mis planes antisociales. A las 11:30 am viene la primera del día, es decir, que voy a tener Los Charcones con marea alta. Soledad, ausencia de ruidos, comodidad, agua fresca…un chute de vida.

    Los Charcones, piscinas naturales de Lanzarote

    3) Almuerzo ante el salinar. Iría a este restaurante sobre las 13:00. En Lanzarote hay cuatro-cinco enclaves portentosos con punto gastronómico. Este es uno de ellos. Además dan de comer bien, a buen precio y tienen a Belén Viturro al servicio´con una sonrisa que compite con el escenario.

    Restaurante Mirador Las Salinas, Lanzarote

    Rememorando los buenos recuerdos en este lugar crece un antojo en mi interior. Salivando, salivando con este cherne sobre arroz negro.

    Cherne sobre arroz negro del Mirador Las Salinas

    La realidad es que no estaré de vacaciones mañana y no podré ejecutar el 3 en 1, pero usted que sí que está de jolidais, pruébelo, pruébelo, y luego cuéntenos, cuéntenos (por aquí o por aquí).

    Nota: Las fotografías de este post son de Ramón Pérez Niz excepto la del cherne que es de quien escribe.

    Entrada publicada el 4 de febrero de 2016