Y esta gente, ¿a qué mira?

    Cuidado, que se caen por el acantilado

    “Tengan cuidado, que se enriscan”, exclama el fotógrafo preocupado por la alegre muchachada que mira cuesta abajo y sin frenos. Pero, ¿qué mira esta gente?

    Pasen y vean.

    El Barranco del Quíquere

    Se trataba de esto. Un pared, literal, un precioso acantilado volcánico abierto a un mar azul que brilla. Es el inconmensurable Atlántico con Fuerteventura en el visor.

    Bajé la pared y encontramos esta deliciosa quietud.

    Es una quietud que puede paralizarle por completo. Vean esta muestra.

    Paralizada

    La vi desde el risco y ya estaba así de quieta. Bajé y como si le hubieran practicado una sesión hipnótica. Pasé a su lado, “good morning”, y nada de nada. ¿Será una escultura perdida de Jason Decaires? No, al rato una rachita de viento le movió un poco el pelo. Era humana.

    La secuencia se tomó este lunes 28 de marzo entre las 11:25 y las 12:00 del mediodía. El sitio es la cala nudista del Barranco del Quíquere. ¿Te animas a quitarte la ropa? Sigue la ruta.

    Entrada publicada el 28 de Marzo de 2016