Quietos, parados

Amanecer en las playas de Papagayo, Lanzarote
  • Spanish

Translate original post with Google Translate

Sólo dos personas en la orilla de la playa. El amanecer en las calas de Papagayo, este 23 de enero de 2013 sobre las 9:20 am, es portentoso. Es su jable dorado, es la quietud del mar (casi siempre como una balsa de aceite), es este ambiente naturista tan de spaguetti western y es el marco paisajístico impresionante con las vistas a Isla de Lobos y Fuerteventura. Pero también es, a estas horas mañaneras, un reducto de tranquilidad inigualable.

Amanecer en las playas de Papagayo, Lanzarote

Desde lo lejos se ve tan en calma a esta pareja, que tengo que acercarme. Parecían estatuas. Quietas, paradas. A estas horas, todavía no pica el sol, ni siquiera se han despojado de las camisas. Me aproximo y siguen sin moverse un milímetro. Ya a su espalda compruebo que ni hablan. No articulan palabra. Están anestesiados. Una relajante inyección les ha dejado ko. Me voy a la cala contigua. Miro para atrás de vez en cuando. Ahí siguen. Paralizados. Quietos, parados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *