A la busca del cangrejo ciego

    Una de las claves del ingenio artístico de César Manrique proviene de su habilidad para despistar y sorprender. Si en lugar del arte-naturaleza se hubiese dedicado al cine habría sido un maestro del suspense. Ocurre en los Jameos del Agua, donde Manrique va captando la atención del visitante con detalles, aparentemente nimios, hasta que en un momento determinado, de sopetón, el turista tropieza con esto.

    El jameo de Jameos del Agua

    Es el jameo o la laguna de los Jameos del Agua, que está debajo del nivel del mar y cuya existencia se explica por las particulares condiciones subterráneas del tubo volcánico y la cercanía del océano Atlántico. El jameo está custodiado por una inmensa masa volcánica con forma de bóveda.

    Si el impacto visual resulta sobresaliente, le sorprenderá saber que el jameo esconde vida propia a pesar de las duras condiciones de fuego, lava y humedad que vivió. Se trata del cangrejo ciego que coloniza sus aguas, cuyo avistamiento conforma otro atractivo del tour por este centro turístico.

    Para conocer al cangrejín:

    Horario. Los Jameos del Agua abre todos los días de 10:00 a 18:30 horas.
    Tarifa. El precio es de 9 euros/persona.
    No es la Fontana de Trevi. El cangrejo ciego es delicado y especialmente sensible al cobre. Por ello se prohíbe tirar monedas al lago.
    Localización. Los Jameos del Agua se localiza en el noreste de Lanzarote, entre los pueblos de Órzola y Punta Mujeres. Ver plano.

    Nota: La fotografía de este post es de Ramón Pérez Niz.

    El baño en Punta Mujeres

      Las piscinas de Punta Mujeres se construyeron a mediados de siglo XX aprovechando la caprichosa orografía volcánica del noreste de Lanzarote. Los platos bañan todo el pueblo y se caracterizan por la extrema quietud de sus aguas.

      Punta Mujeres, Lanzarote

      Ideal como complemento a la excursión norteña, para antes o después de conocer Jameos del Agua y Cueva de los Verdes, el mejor momento para disfrutar del baño es con marea llena (consultar horario).

      La chiquillería asalta el Atlántico una y otra vez, midiendo las destrezas de cada uno. El salto puede ser de cabeza:

      Salto al agua de cabeza

      De ángel:

      El ángel

      O de pie:

      De pie

      Así lo vivimos nosotros.

      La experiencia marina puede complementarse con unas tapitas sustanciosas en el Bar Piscina.

      Pescadito frito y pulpo en Bar Piscina de Punta Mujeres

      Nota: Las fotografías de este post son de Dolmancé.