Mil razones

Está el cráter por supuesto y su cúspide resquebrajada, con un juego de tonalidades ocres, rojizas y negras que inundan la retina. Los manchones verdes de las vinagreras, por muy invasoras que sean, redondean la estética del lugar. Está el silencio, escalofriante, sólo roto por … Seguir leyendoMil razones