Jogging y bañazo en Playa Grande

Tenía que cuadrar la vivencia de este buenos días. Evidentemente una cosa es verlo y otra hacerlo. Mucho mejor vivirlo. Sorprende la pulcritud de Playa Grande y el tráfico que va generándose en torno a su orilla a pesar de la hora (9:30 am).

Como Dios

Esa sensación de placidez plena que le envuelve. Echado confortablemente en las espléndidas hamacas de la terraza Dreams, con la mirada perdida hacia la inmensidad atlántica al tiempo que se arrulla con el runruneo procedente del rompiente de las olitas en la orilla.