¡Pato!

No estábamos muy seguros, pero al final viajamos a Órzola. Impresiona la idea equivocada que teníamos. La inseguridad por la edad de Nicolás: demasiado pequeño para disfrutar de la experiencia en Las Pardelas. Conejos, tortugas, gallinas, cabras, caballos…Una gozada verle esa carita de felicidad contactando … Seguir leyendo¡Pato!