Entre parras y caserones

El aroma frutal de la vid impregna el espacio natural de La Geria. Los viñedos, protegidos por el rugoso malpaís volcánico, aportan ese colorido que contrasta con el intenso negro de las cenizas de lava.